Kakku, una joya Pa-O por descubrir en Myanmar

Kakku



Kakku es uno de esos pocos lugares, que siendo extraordinarios, todavía está fuera de los circuitos turísticos.

La marabunta de turistas no ha llegado hasta allí, no porque no sea un destino interesante sino por otros factores . En primer lugar porque hasta hace poco tiempo los extranjeros tenían prohibido, por orden gubernamental, el acceso a esta zona, lo que hace que las infraestructuras todavía no sean idóneas. Segundo, porque no es uno de esos lugares que está de camino a otro punto, sino que hay que ir a próposito, en un viaje que entre ida y vuelta lleva más de tres horas en coche desde Tanggyi. Tercero porque la única opción para llegar es un taxi, lo que hace que sea un viaje caro para los viajeros de presupuesto ajustado.

Si finalmente decides a ir a Kakku te encontrarás un fascinante y cautivador conjunto de casi 2.500 estupas, perfectamente alineadas y de muy distintos estilos arquitectónicos, ya que durante los más de 2.300 años de antigüedad que tiene, ha pasado por diversos periodos constructivos.

Kakku se encuentra en una zona perteneciente a la etnia Pa-O. Los Pa-O, que se establecieron aquí hace más de 3.000 años, tienen en su historia épocas en las que estuvieron esclavizados por otras etnias. Hoy se estima que hay unos 600.000 Pa-O, en su mayoría budistas y aunque muchos han adoptado las costumbres y estilo de vestir de la etnia birmana, otros muchos continúan vistiendo las tradicionales vestimentas añil, con turbantes generalmente naranjas o rojos para las mujeres.


Guia Pa-O en Kakku cerca del lago Inle en Myanmar
Nuestra joven guía Pa-O


El conjunto de estupas de Kakku se encuentra a las afueras del pueblo del mismo nombre. Allí, en medio del campo y delimitado por un pequeño muro se encuentra este área sagrada para los budistas.

Kakku no se construyó en una sola vez, sino que el número de estupas ha ido creciendo en los últimos 2300 años, hasta llegar a las casi 2500 que hay en la actualidad. La primera estupa, según la leyenda, se edificó en el siglo III a.C. y se le atribuye al rey Ashoka quien propagó el budismo por toda esta zona. Otro momento de pujanza de Kakku fue el siglo XI, cuando el rey Alaung Sithu de la dinastía de Bagan mandó construir una de las pagodas más grandes de Kakku. No obstante, la mayoría de las pagodas que hay en Kakku se construyeron en el siglo XVI.

Hay un par de estupas grandes, cuyo interior puede visitarse y aunque no son espectaculares, tiene la peculiaridad de alojar en su interior una de las pocas estatuas que hay en el mundo representando a Buda muerto y yacente. Es una escultura de aspecto un poco plasticoso y moderno, con varios monjes velando el cadaver de Buda, pero es curiosa.

Kakku en Myanmar


Pero lo que verdaderamente le aporta a Kakku su especial carácter, su reconocimiento y su singularidad, es la gran cantidad de pequeñas estupas, que perfectamente alineadas, se agolpan por toda la zona. Hay estupas de ladrillo muy sencillas y poco decoradas, incluso minimalistas, mientras que otras hay figuras esculpidas muy elaboradas que recubren toda la estupa. Hay estupas intactas y las hay casi destruidas por alguno de los terremotos que han sufrido. La mayoría de las estupas son antiguas e interesantes, que conviven con una minoría de ellas nuevas y de dudoso gusto. La mayoría tienen en su parte alta una especie de sombrilla metálica que tintinea cuando sopla el viento, dando en esos casos una atmósfera de recogimiento espiritual.



Kakku en Myanmar



Actualmente el gobierno Birmano está reconstruyendo algunas pagodas que fueron dañadas por terremotos, pero las reconstruyen sin respetar fielmente el estilo arquitectónico original. Quizás, dentro de un tiempo, el siglo XXI quede como otro momento de inflexión arquitectónica en Kakku.

La visita de Kakku dura aproximadamente una hora y media. La verdad es que la información de nuestra guía PaO fue muy útil, contándonos cosas interesantes tanto del conjunto histórico como de las costumbres de su pueblo. Luego nos quedamos otra hora para hacer fotos, ya que el lugar es tremendamente fotogénico.


Notas del fotógrafo



  • Lleva el filtro polarizador para contrastar el cielo
  • Seguro que te lleva el guía para hacer la típica foto del reflejo, pero si no es así, el punto está nada más entrar girando a mano derecha y siguiendo hasta la esquina del complejo.



Kakku en Myanmar


¿Cómo ir a Kakku?


La manera más práctica, por no decir la única, es ir en taxi (40 euros desde Nyaungshwe). Tened en cuenta que solo pueden viajar 3 personas en el taxi, ya que luego hay que llevar al guía. El taxi nos recogió a las 8 de la mañana y nos dejó a las 18 horas, porque aprovechamos para hacer una parada por la tarde en Taunggyi y disfrutar del festival de globos aerostáticos que se celebra en la localidad.

El trayecto desde el lago Inle es largo, 77 kilómetros, unas 2,5 horas. Desde Taunggyi hasta Kakku se tarda 1.5 horas. ya que aunque está a 46 kilómetros las carreteras están en mal estado.







En Taunggyi, en el Golden Island Cottage (en el "18 West Circular Road"), debes comprar la entrada (2 euros) y contratar un guía de la tribu Pa-O (obligatorio y además recomendable) (4 euros)


mapa ir a Kakku
Click para ver mapa interactivo

Golden Island Cottage Hotel Group entrada para Kakku



¿Dónde comer en Kakku?


Enfrente del conjunto de estupas solo hay un restaurante grande, el Hlaing Koon Restaurant, con comida más que aceptable y con buenos precios. Además estás viendo Kakku en todo momento.


Nota: si vas en época del festival de globos de Taunggyi, aprovecha la vuelta para parar y ver la suelta de globos de la tarde (de 13 a 16 horas). No son tan vistosos como los globos de la noche, pero también están bien y además no tienes que desviarte del camino.



fotografiandoviajes en flickr kakku




Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar



Kakku en Myanmar




0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario