Reting o Radreng un monasterio de difícil acceso desde Lhasa

monasterio de Reting Tibet



Alentados por los comentarios de la guía Lonely Planet que definía el monasterio de Reting como "un enclave de los más bellos de la región”, decidimos incluirlo en nuestra ruta en coche por la zona noreste de la prefectura de Lhasa, a pesar de la extrañeza que nos mostraban en la agencia nepalí/tibetana con quienes desde España contratamos nuestro propio itinerario. A lo largo de esta ruta visitamos los monasterios de Ganden, Tidrum, Drigung Til, Tsurphu y el lago Namtso.

Una vez en Reting, entendimos los motivos de esa extrañeza.



Un poco de historia del monasterio de Reting


El monasterio fundado por Dromtömpa en el año 1056, fue el primer monasterio de la orden Kadampa. Sin embargo, tras la fundación a principios del siglo XV de la orden Gelugpa por Tsongkhapa (te sonará por el monasterio de Ganden), el monasterio de Reting pasó a pertenecer a la orden Gelugpa y los Dalai Lamas.

A lo largo de sus casi 1000 años de historia este templo ha sufrido varios ataques y destrucciones. Primero en 1240 por los mongoles. Luego en 1947 cuando el ejercito Tibetano arrestó al 5º Reting Rinpoche (la máxima autoridad de este monasterio) y destruyó varias estatuas. Y finalmente, el monasterio fue devastado por la Guardia Roja durante la Revolución Cultural china.

Tras esa devastación, el monasterio de Reting solo ha sido parcialmente restaurado lo que es evidente en cuanto lo visitas.




Cómo llegar a Reting (Rezhensi) y nuestra experiencia


Coordenadas GPS: 30°18'39.1"N 91°30’53.1"E

Si vienes de Lhasa, hasta Phongdo (o Pangdouxiang) la carretera no debe de ser muy mala. Pero nosotros veníamos de Drigung Til y Tidrum por lo que el camino hasta Pangdouxiang era una pista mala que estaban intentando arreglar en algunos puntos.

Pero lo peor estaba por llegar. Desde Pangdoxiang se abandona la carretera/pista y los últimos 25 kilómetros hasta el monasterio de Reting se transforman en una pista llena de piedras, baches de todos los tamaños y barro. Si hubiéramos llevado un todoterreno como llevaban unos franceses, podría haber tenido su gracia. Pero nosotros íbamos en una furgoneta de piso bajo, que resbalaba en algunas zonas a causa del barro y de algún arroyo que tuvimos que pasar. Tal eran los baches que en uno de ellos perdimos la rueda de repuesto que llevábamos sujeta en los bajos del coche...menos mal que no salió rodando.

Tuvimos varios momentos de tensión, sin estar seguros si nuestro enclenque coche se quedaría varado en algún barrizal...y por supuesto no espabamos recibir ayuda, porque por allí no pasaba nadie en horas.

Después de varias horas que se nos hicieron eternas llegamos al monasterio de Reting…aunque todavía nos quedaba desandar los últimos 25 kilómetros al día siguiente.


Nota: Hasta este monasterio no puedes ir por libre. Tienes que llevar un guía, coche y permiso especial de las autoridades chinas. El viaje organizado puede ser de 2 personas.






Qué ver y hacer en Reting. Nuestra experiencia

√ El paisaje de la meseta tibetana


El monasterio de Reting está a 4150 metros de altura, en el valle Tsampo a unos 150 kilómetros al noreste de Lhasa.

El paisaje por toda la meseta Tibetana es bastante distinto al que te imaginas. Cuando piensas en monasterios a más de 4.000 metros rodeado de picos que fácilmente superan los 5.000 metros, te vienen a la cabeza montañas rocosas sin vegetación y con nieve por todas partes. Pero la meseta tibetana es todo lo contrario en verano. En general el paisaje es verde, muy verde, con vegetación que cubre todo, desde la parte baja de los valles hasta la redondeada cima de las montañas sin rastro de nieve por ningún sitio.

El paisaje hasta llegar al monasterio de Reting es similar al que luego veríamos por toda la meseta tibetana, por lo que no merece la pena el desvío, para ver el paisaje.


camino hacia monasterio Reting
Camino hacia Reting. Paisaje de la meseta Tibetana

√ El monasterio de Reting


El complejo del monasterio de Reting es mucho más pequeño que otros y además algunas partes del mismo están medio en ruinas, ya que fue bastante dañado durante los años de la Revolución Cultural china.

Así, lo poco que queda del monasterio no es especialmente bonito y tiene cierto aire de abandono. Ya en el interior del monasterio, la imaginería budista y las pinturas son muy similares a las que verás en otros monasterio de más fácil acceso.


Puerta principal monasterio Reting
Sala reuniones monasterio Reting

Monasterio de Reting visto desde la Kora
Monasterio de Reting visto desde la Kora


√ La kora de Reting


Si te apetece caminar, puedes hacer la kora con abundantes chortens a lo largo de todo el recorrido. Solo tienes que seguirlos y te servirán de guía durante todo el recorrido. Aunque la kora no es espectacular, si que discurre por el valle y tiene buenas vistas de él.


El alojamientos en el monasterio de Reting y una noche con los monjes


El único lugar para alojarse es la pensión del monasterio de Reting. Las habitaciones son celdas similares a las celdas en las que viven los monjes, con un camastro y sabanas de cuando el Dalai Lama todavía vivía en el Tíbet y, eso si, "baño exterior con vistas"... Por "baño" me refiero a un agujero en el suelo que acaba en un pozo negro y con "vistas" me refiero al hecho de que solo tiene tres paredes de un metro de altura y sin puerta...mala elección para las mujeres, que suelen preferir el monte para sus menesteres.

Lo que no podemos negar es que durante unas horas conoces de cerca la auténtica vida monástica, sin aderezos ni intoxicación turística, ya que compartes con ellos las comidas, las esperas en la cocina, el olor y fuerte sabor del té de mantequilla de yak que amablemente te ofrecen y cuando puedes, algo de conversación con los monjes si eres capaz de hacerte entender.


Alojamiento en Reting
Nuestra habitación en Reting


Alojamiento en Reting
Nuestro alojamiento en Reting


Alojamiento en Reting
Baño de monasterio


fotografiandoviajes en flickr
Pulsa para ver la RUTA NORTE desde Lhasa


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario