Pingüinos de ojos amarillos en la península de Otago

pinguino de ojos amarillos en la peninsula de Otago


En la península de Otago, pegada a la ciudad neozelandesa de Dunedin, existe una pequeña reserva dedicada a la conservación de una especie de pingüinos muy especial. Nos referimos a los pingüinos de ojos amarillos, una especie en peligro de extinción de los que solo quedan unos 5.000-6.000 ejemplares en el mundo, todos ellos viviendo en Nueva Zelanda.


La reserva Penguin Place


La reserva Penguin Place, fue creada en 1985 y es de propiedad privada, financiándose con el dinero de la entrada que se cobra por la visita, la única manera que tienes de poder acercarte a esta playa.

La colonia de pingüinos de ojos amarillos es muy pequeña, albergando actualmente 22 parejas, aunque es cierto que dado que son unos pingüinos muy territoriales es raro encontrar grandes colonias. Nada que ver con los pingüinos de Magallanes de Argentina, que viven en grandes colonias de varios miles de animales, como puede ser en Península Valdés, en Punta Tombo o en Cabo Dos Bahías.

En la reserva también se pueden ver algún pingüino azul, mucho más pequeños (miden en torno a 40 cm de altura) y abundantes que los de ojos amarillos. Los pingüinos azules, aunque son de un color grisáceo oscuro es cierto que presentan cierto tono azulado.

La reserva ha construido pequeñas zonas para favorecer la nidificación de los pingüinos de ojos amarillos, pero resulta un poco extraño e incluso da la sensación de ser algo artificial, encontrar una pareja de pingüinos anidando debajo de una especie de tienda de campaña construida en madera y además estar anillados en una de sus aletas.

Quizás, esta sea la única forma de ver a estos raros animales, ya que al haber tan pocos y tener un comportamiento tan tímido es muy difícil verlos en su hábitat natural. Nosotros lo intentamos en Oamaru y en Roaring bay, cerca de Nugget Point, pero sin éxito.

Para los pingüinos azules hay también unos pequeños nidos aún más artificiales, ya que se trata de unas cajas de madera en las que al fondo puedes encontrarlos anidando...resulta extraño, la verdad.


pinguino de ojos amarillos en la peninsula de Otago
Nidos para pingüinos de ojos amarillos


Información de los pingüinos amarillos.


Una cuarta parte de los pingüinos de ojos amarillos de Nueva Zelanda viven entre la isla Sur y la isla de Steward, y el resto en las islas de Campbell y la de Auckland (islas a casi 600 kilómetros al sur de la Isla Sur).

Lo más característico de estos pingüinos, y lo que les da nombre, es el iris amarillo y una franja también amarilla que tienen a modo de antifaz. Esta coloración de la cabeza no la tienen al nacer, sino que aparece tras la primera muda del plumaje, cuando tienen 1 año de edad.

Viven 12-15 años, pesan de 6-8 kilos y miden 65-70 centímetros de altura lo que les hace ser la tercera especie de pingüino más alta.

Nidifican en zonas costeras que tengan arbustos, ya que utilizan estos arbustos para construir sus nidos. Durante la época de incubación, esta tarea es compartida por los dos miembros de la pareja.

Los pingüinos de ojos amarillos mudan su plumaje una vez al año durante los meses de Febrero a Abril. Antes de iniciar la muda los pingüinos tienen que sobrealimentarse para acumular reservas, ya que durante las 4 semanas que dura el cambio completo del plumaje no pueden meterse en el agua porque su plumaje no es impermeable. Hasta que no pasa ese mes, el pingüino no estimula la glándula que tiene en la base de la cola y que produce el aceite utilizado para impermeabilizar su plumaje.


pinguino de ojos amarillos en la peninsula de Otago



La visita y nuestra experiencia


Aunque se puede reservar la visita por internet en la página de Penguin Place o directamente en la Reserva Penguin Place, nosotros preferimos reservarlo (y pagarlo) en el iSite de Dunedin, para saber exactamente la hora de nuestra salida.

Luego hay que llegar hasta la Reserva con tu medio de transporte (te lo contamos después). Una vez allí, te dan una pequeña charla explicativa sobre los pingüinos (en inglés evidentemente) y luego montas en un autobús que en menos de 10 minutos te conducirá a la zona donde están los pingüinos. Allí primero caminas por unos senderos y ves los nidos de los pingüinos azules. Los pobres tienen sus nidos "prefabricados" con forma de caja justo pegados al sendero principal, pero tampoco parecía importarles nuestra visita.

Luego, para ver a los tímidos pingüinos de ojos amarillos, la cosa cambia. Te metes por una red de trincheras excavadas en el suelo y con el techo con plástico camuflado de modo que a través de unas pequeñas aberturas puedes ver los nidos cercanos donde están los pingüinos.

Nosotros vimos exactamente 1 pingüino azul, 4 de ojos amarillos y 2 focas "perdidas" y aunque esas cosas siempre son cuestión de suerte, no te esperes ver gran cantidad de pingüinos. Ten en cuenta que hay 22 parejas y que no se visita toda la red de túneles, si no que te llevan a 2 o 3 nidos, hasta que encuentras alguno. Una forma de no molestarles continuamente dado que hay varias visitas al día.


Nuestra valoración: ★★✰✰✰    Solo si te sobre mucho tiempo
- Nosotros no volveríamos a hacer la excursión, ya que el precio es excesivo para lo que se ve.  Si nunca has visto pingüinos puede ser que te llame la atención. Si por el contrario ya has visto pingüinos, como es nuestro caso que vimos miles a escasos centímetros en la Patagonia argentina, esta excursión se queda muy muy pobre y por tanto muy muy cara.

pinguino de ojos amarillos en la peninsula de Otago

pinguino de ojos amarillos en la peninsula de Otago

Penguin place en la peninsula de Otago
Trincheras para observación


Cómo llegar a la reserva Penguin Place


La reserva de pingüinos está al final de la península de Otago, en la "45 Pakihau Rd, Harington Point 9077"), por una carretera asfaltada pero estrecha. Está bien indicado y se tarda casi 1 hora en llegar desde Dunedin.

Si no tienes vehículo propio en el iSite puedes contratar el transporte.





Más fotos de Nueva Zelanda



0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario