Fotografiando viajes

test

Qué ver en Oamaru y sus alrededores

Victorian Precint en Oamaru


Para llegar a la costa este de la isla sur desde el Monte Cook decidimos recorrer el valle de Waitaki hasta la tranquila y agradable ciudad de Oamaru. La carretera atraviesa un paisaje de lagos, pequeñas poblaciones y colinas verdes. Un paisaje magnífico, como no podía ser de otra manera en la espectacular isla sur de Nueva Zelanda.

Los principales atractivos de la ciudad de Oamaru son: las colonias de pingüinos azules y de ojos amarillos, los edificios históricos del centro de la ciudad (Victorian Precint) y el extraño paraje de Elephant rock que se encuentra a 50 kilómetros de la población. Te hablamos acerca de cada uno de ellos.



Victorian Precint


Un conjunto de edificios de estilo victoriano, magníficamente conservados y que en la actualidad albergan tiendas, cafés, librerías y restaurantes. Afortunadamente, en Oamaru no destruyeron este tipo de edificios como ocurrió en algunas otras ciudades neozelandesa, y de esta manera podemos ver como era una ciudad en la época que se instalaron en estas tierras los colonos británicos.

La mayor parte de los edificios se encuentran en Thames street, un agradable paseo de poco menos de una hora.

Tambien podéis visitar la basílica de San Patrick, un templo católico con un curioso estilo que parece fuera de lugar en este país.

Lo que nos sorprendió es la poca gente que había en el centro de la ciudad, y más siendo un soleado día de primavera. Parece ser que los domingos hay un mercado agrícola y suponemos que habrá más ambiente. Y en el mes de noviembre y durante 5 días se celebra el “Victorian Heritage” con un gran número de eventos culturales.

Nuestra valoración de Victorian Precint:   ★★★✰✰
Merece la pena parar en la ciudad, pasear entre edificios de la época victoriana y viajar en el tiempo

Victorian Precint en Oamaru
Victorian Precint
Victorian Precint en Oamaru

Victorian Precint en Oamaru

Colonia de pingüinos azules


Los pingüinos más pequeños del mundo son unos minúsculos animales de 40 centímetros, cuyo pelaje grisáceo tiene un tono azulado, de ahí su nombre.

Para verlos en Oamaru hay que pagar una entrada y así poder acceder a los miradores. Nosotros decidimos no entrar en esa zona y finalmente no pudimos verlos. En el iSite informan en un cartel en el exterior acerca de la hora en la que es posible encontrarlos en los alrededores del puerto (esta vez sin pagar nada), y que suele ser al atardecer, cuando vuelven desde el mar a sus nidos.


Colonia de pingüinos de ojos amarillos


A la salida de Oamaru, en dirección sur, se encuentra la playa de Bushy. Allí es posible, si tienes mucha suerte, ver estos pingüinos tan esquivos. Estos animales son raros y solo viven en algunas zonas de Nueva Zelanda. Al contrario que otros pingüinos, son muy poco sociables y cualquier alteración en su modo de vida pone en peligro su supervivencia. Por ello, la playa de Bushy se cierra a las 15h, de manera que no haya nadie a la hora que supuestamente regresan a sus nidos. Aun así, es posible acercarse hasta allí y observar la playa desde unos miradores que hay en el acantilado. No os olvidéis los prismáticos y cruzar los dedos para tener suerte. Nosotros no los vimos, tuvimos que esperar hasta llegar a la península de Otago para ver estos curiosos animales.

Se supone que la mejor hora es al atardecer, pero en el iSite informaban que para verlos había que ir a la playa ¡¡en torno a las 6:00 de la mañana!!

Nuestra valoración de la colonia ★✰✰✰✰
Teniendo en cuenta que hay muy pocas parejas de pingüinos de ojos amarillos en la zona y que son muy huidizos, creemos que es casi imposible verles en esta playa en la que suele haber bastantes visitantes yendo y viniendo hacia el mirador disimulado en la ladera.

Elephant rock


En este curioso lugar se pueden ver unas enormes piedras calizas modeladas por la fuerza del viento hasta dejarlas de forma redondeada. Con un poco de imaginación, las rocas asemejan la forma de cabezas de elefantes, de ahí su nombre. Las rocas surgen en medio de un campo lleno de pasto, ovejas y vacas. Un paisaje muy fotogénico y que sirvió como localización en la película Las crónicas de Narnia, que impulsó la fama del lugar.

Hay un cartel bien señalizado desde la carretera SH83, a la altura de la localidad de Duntroon, a 45 kilómetros de Oamaru. Pero una vez que se continua por la carretera secundaria es un poco difícil encontrarlo, ya que no hay indicaciones ni un parking al lado. Nosotros nos pasamos y tuvimos que dar la vuelta. Si lleváis la aplicación maps.me aparece como punto de interés y además os dejamos la posición GPS.

Posición GPS: -44.892886, 170.655884
Aquí puedes acceder directamente a Google maps

Una vez localizado el lugar tendréis que aparcar en una pequeña zona en el arcén de la carretera. Justo enfrente veréis una verja de metal que hay que abrir para acceder al lugar y que hay que cerrar para que no salgan los animales. El terreno es privado pero no hay problema en entrar siempre que no se moleste a las ovejas y vacas que pastan por allí.

Nuestra valoración de elephant rock ★★✰✰✰
Si dispones de tiempo suficiente y te diriges hacia Dunedin, es una buena opción acercarse a este curioso enclave natural, muy fotogénico y sin turistas.

elephant rock cerca de Oamaru

elephant rock cerca de Oamaru


elephant rock cerca de Oamaru


elephant rock cerca de Oamaru


elephant rock cerca de Oamaru


elephant rock cerca de Oamaru


elephant rock cerca de Oamaru


elephant rock cerca de Oamaru


elephant rock cerca de Oamaru


flickr
Todos las fotos de Nueva Zelanda


No hay comentarios

Gracias por tu comentario