Fotografiando viajes

test

Tiahuanaco o Tiwanaku, las ruinas más antiguas de Bolivia

Tiahuanaco o Tiwanaku


Las ruinas de Tiahuanaco son las más importantes y mejor conservadas de todo Bolivia. A pesar de ello, hoy en día apenas quedan en pie restos de la que fue la mayor y más antigua cultura de América, el pueblo Tiahuanacota, que se extendió durante 25 siglos por lo que hoy es Bolivia, el norte de Argentina y Chile hasta el desierto de Atacama. Su capital era la ciudad de Tiahuanaco y está situada a 70 kilómetros de La Paz y a 3800 metros de altitud.


Un poco de historia sobre la cultura Tiahuanacota


No se conoce mucho sobre esta cultura andina ya que no dejaron ningún escrito. Lo poco que se sabe proviene de leyendas y de la multitud de teorías que exponen los arqueólogos con mayor o menor acierto. La realidad es que la historia de los Tiahuanacotas es un enigma y todo lo que se conoce está basado en hipótesis.

Esta cultura preincaica abarca desde el año 1500 a.C. hasta el año 1000 d.C. Debido a su antigüedad, el área que ocupaba y el largo periodo de tiempo en el que se desarrolló, muchos estudiosos opinan que es la cultura madre de otras civilizaciones como el imperio inca. Pero nuevamente, son solo teorías que no se han podido demostrar.

La ciudad de Tiahuanaco fue abandonada hacia el año 1100 d.C. y el pueblo Tiahuanacota desapareció de forma repentina. Aún hoy se desconocen los motivos, aunque no faltan teorías de todo tipo. Nuestro guía insinuó que un gran desastre natural pudo ser el causante de este abandono. Nos pareció poco creíble.


Monolito en Tiwanaku


Nuestro viaje a Tiahuanaco


Atraídos por lo que habíamos oído y leído acerca de la interesante cultura Tiahuanacota, incluimos en nuestro itinerario una visita a este enclave arqueológico. Decidimos contratar una excursión desde La Paz ya que llegar hasta allí no parecía fácil y pensamos que una visita guiada sería mucho más interesante.

El trayecto hasta las ruinas de Tiahuanaco no lleva más de hora y media. Hay que atravesar la sorprendente ciudad de La Paz y subir hasta El Alto. Recorrer esta ciudad que ha crecido en lo alto de las montañas que rodean la capital boliviana es una experiencia en sí misma. Kilómetros y kilómetros de calles, muchas de ellas sin asfaltar y plagadas de edificios de ladrillo a medio construir y rodeados por muros del mismo material. Pintadas del tipo "ladrón pillado será quemado vivo" tapizan los muros de la ciudad.

Una vez dejamos atrás la increíble ciudad de El Alto, una de las más peligrosas del mundo, la carretera atraviesa un paisaje rural alejado de la masificada ciudad que hemos dejado atrás. Llegamos a Tiawanaku y comenzamos la que finalmente sería una decepcionante visita.



Qué ver en Tiahuanaco o Tiwanaku


La zona arqueológica que ocupa 30 hectáreas se divide en 2 zonas principales:

  • El recinto principal con los lugares mas emblemáticos de la antigua ciudad: la puerta del sol dentro del templo de Kalasasaya, la pirámide de Akapana y el templo semi-subterráneo.
  • Los museos Cerámico y Lítico, donde puede verse el famoso monolito Benett

1.- Pirámide de Akapana


Lo primero que se ve al entrar en el recinto es un pequeño montículo a nuestra derecha en el que es difícil distinguir las 7 plataformas de las que estaba compuesta esta pirámide. En la actualidad quedan pocos restos de lo que fuera el monumento más relevante de la cuidad.

La pirámide escalonada fue construida aprovechando una colina y tiene una altura de 18 metros aproximadamente. Se puede ascender hasta lo alto, aunque en la parte superior no hay nada más que vestigios de un antiguo templo.

Desde la cima pueden verse a lo lejos unas interesantes formaciones agrícolas que fueron diseñadas por los Tiahuanacotas y que fueron redescubiertas en el año 1989, las llamadas sucacollos. Estas formaciones que ocupan varias hectáreas consisten en zonas alargadas de tierra separadas por canales de agua de 2 metros de ancho. Estas lenguas de tierra están formadas por arcilla, arena y tierra abonada. De esta manera el rendimiento a la hora de obtener cultivos es mucho mayor.


Pirámide de Akapana
Pirámide de Akapana

Pirámide de Akapana
Cima de la pirámide de Akapana

Pirámide de Akapana
Sucacollos en el valle


2.- Templo de Kalasasaya y Puerta del sol


Quedan pocos vestigios de lo que debió ser un gran templo en la época de esplendor de Tiahuanaco.

En la actualidad pueden verse las paredes reconstruidas por los arqueólogos, 2 grandes monolitos y la famosa Puerta del sol que se encuentra en una esquina del complejo. De nuevo las teorías y las hipótesis son lo único que se tiene a la hora de explicar como era el gran templo y cual era su uso. 

Nuestro guía nos explica que toda la ubicación del templo tiene que ver con los solsticios y los equinocios, y que el sol entraba por las puertas del edificio en los días señalados... Pero esta teoría tiene un problema, y es que la ubicación de la puerta del sol no es la "correcta" para que los rayos del sol entren en el templo el día que debería de ser. ¿Explicación?, según nuestro guía la puerta pudo ser movida, a pesar de las 10 toneladas que pesa. Nos pareció bastante improbable. Más bien la explicación está en que no todo tiene que tener relación con los equinocios y los solsticios, que en realidad no tenemos ni idea del significado de muchas cosas y que a veces se intentan forzar las teorías para que cuadren.

Teorías aparte, la puerta del Sol es una estructura de piedra andesita ricamente labrada, pero que nos pareció mucho más pequeña y menos impresionante de lo que imaginábamos.

Otra de las piezas más importantes del recinto está dentro del templo de kalasasaya: el monolito Ponce, de 3 metros de altura y hecho de un solo bloque de andesita (roca volcánica)


Templo de Kalasasaya


Tikanaku, Bolivia
Monolito en el templo de Kalasasaya

Puerta del sol
Puerta del sol

Tikanaku, Bolivia
Paredes reconstruidas del templo


3.- Templo semi-subterráneo


Una de las edificaciones mejor conservadas y la que más nos gustó de toda la visita junto con el monolito Benett.

Está situado a espaldas del templo principal de Kalasasaya y 2 metros por debajo de la superficie.  

En el interior destacan las 175 cabezas de piedra caliza que rodean todo el perímetro del templo. No se sabe a quienes pertenecían estas cabezas, ni su significado. Hay teorías tan variopintas como que una de las esculturas pertenece a un extraterrestre.

Además de estas cabezas hay 1 monolito tallado con forma humanoide llamado “Kontiki wiracocha”, acompañado de otras dos figuras más pequeñas.

En este templo fue encontrado el monolito Pachamama o monolito Benett que ahora puede verse en el museo.


Templo semisubterráneo
Vista de Kalasasaya desde el templo semisubterráneo

Templo semisubterráneo
Cabezas de piedra caliza

Templo semisubterráneo
Interior del templo semisubterráneo


4.- Monolito Benett o Pachamama


Dentro de una inmensa sala del museo lítico se encuentra expuesta esta gran mole de piedra tallada que ha pasado por muchas localizaciones antes de acabar en el interior de este moderno museo.

Fue encontrado dentro del templete semi subterráneo por un arquéologo estadounidense llamado Benett, de ahí su nombre. Más tarde fue trasladado a La Paz, donde tuvo varias ubicaciones dentro de la ciudad. En 2002 fue devuelto a Tiahuanaco.

Impresiona ver el enorme monolito de roca andesita de 7.3 metros de alto y 20 toneladas de peso. 



Cómo llegar a Tiahuanaco


Desde La paz hay autobuses que llevan hasta la ciudad actual de Tiahuanaco, pero no hasta la zona arqueológica. La distancia entre la plaza principal del pueblo y la entrada al recinto arqueológico es de 1 kilómetro, por lo que se puede hacer a pie. Desconocemos si existe algún transporte entre estos dos puntos.

Nosotros decidimos contratar un viaje organizado. En todas las agencias del centro de la ciudad ofrecen este tipo de excursiones, por un precio muy barato (que no incluye la entrada, muy cara por cierto).

Tiahuanaco se encuentra situado a 15 kilómetros del lago Titicaca. Pero la conexión con transporte público hasta allí es un poco complicada, por lo que nosotros decidimos volver a La Paz y viajar al día siguiente hasta Copacabana en autobús directo.



Guía de viaje a Bolivia

No hay comentarios

Gracias por tu comentario