Reserva Eduardo Avaroa: de San Pedro de Atacama a Uyuni

geiser Sol de Mañana Bolivia Eduardo Avaroa



La Reserva Eduardo Avaroa y el salar de Uyuni, ambos en la región de Potosí en el suroeste de Bolivia, son dos de esas zonas del planeta que te dejan boquiabierto y que afortunadamente todavía no han sucumbido al turismo de masas. Quizás nos has oído hablar de ellas o no conoces a nadie que te lo cuente de primera mano...hasta ahora.

A este aislamiento al turismo han podido contribuir la climatológica (temperatura media mínima todo el año de 3 a -4ºC), la altitud (de 4200 a 5900 metros), las escasas infraestructuras hoteleras (solo hay refugios-hostales muy básicos u hoteles carísimos, no hay término medio) y el difícil acceso ya que solo puedes llegar por pistas de piedras y tierra que obligan al uso de vehículos 4x4. Pero te aseguro que merece la pena todo el esfuerzo.

La Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa, más conocida simplemente como Parque o Reserva Eduardo Avaroa, abarca más de 7.000 km2 de superficie andina con un cautivador paisaje desértico y pedregoso, con volcanes, lagunas de colores en las que viven y anidan miles de flamencos, géiseres con burbujeantes calderas volcánicas y mucha, mucha aventura, porque llegar hasta un lugar tan remoto solo es posible por pistas en las que se precisa un vehículo 4x4.


Laguna Salada parque Eduardo Avaroa
Laguna Salada




¿Cómo ir a la Reserva Eduardo Avaroa?


La visita de la reserva debe hacerse contratando con una agencia un viaje en un vehículo 4x4 con conductor, algo comprensible en cuanto ves cómo es la "carretera" que en realidad son caminos mal marcados y sin ninguna señalización.

Geográficamente la Reserva Eduardo Avaroa se encuentra al sur del salar de Uyuni y al norte del desierto de Atacama de Chile. La visita combinada a esas tres zonas, en un viaje de 3-4 días, es sin duda la mejor opción para conocer este recóndito lugar del planeta.

En otra entrada del blog te damos los "Consejos para organizar el viaje en 4x4 de Uyuni a San Pedro de Atacama" (viaje que pasa por la reserva Eduardo Avaroa). Cuándo ir y que agencia de viajes elegir.


Parque Eduardo Avaroa Bolivia



¿Qué ver en la Reserva Eduardo Avaroa?


Como he dicho, nuestra visita a esta reserva entraba dentro del viaje de 3 días en coche todoterreno, que nos llevó desde San Pedro de Atacama (en Chile) al salar de Uyuni (en Bolivia). Para ello salimos a primera hora de la mañana de San Pedro donde paramos a realizar los trámites de salida de Chile (imprescindible llevar el PDI, un papel que te sellaron al entrar en Chile). La verdad es que la frontera es curiosa, porque la oficina chilena está en el pueblo a varios kilómetros de la frontera. Por tanto una vez que te ponen el sello de salida en el pasaporte, todavía te queda 1 hora de carretera hasta la frontera con Bolivia, aunque vas "sin papeles en regla".

La mayor parte de la carretera desde San Pedro de Atacama hasta la frontera de Bolivia coincide con la que que va al Salar de Tara y los monjes de la Pacana. En Bolivia nos esperaba el puesto fronterizo, que se resume en un par de casas en medio de la nada más absoluta. Ahí mismo comienza el parque Eduardo Avaroa con su paisaje desértico, marrón, pedregoso e hipnotizante que no nos abandonaría en muchos kilómetros.

En el mismo puesto fronterizo se compra la entrada al parque Eduardo Avaroa y hay que pagarlo en bolivianos. No se admite otra moneda, ni tarjetas, ni cambian dinero, por lo que previamente tendrás que haber comprado Bolivianos en San Pedro de Atacama. Una vez que tengas el ticket, guárdalo bien porque te lo pedirán cuando abandones el parque y si no lo tienes tendrás que pagar de nuevo.

Durante el resto de día disfrutamos de la reserva y de sus lugares de interés, como son:

1.- Laguna Blanca y laguna Verde


Al poco de pisar suelo boliviano encontramos la laguna Blanca y luego la laguna Verde . Ni que decir tiene el motivo de ese nombre, tampoco se han rebanado los sesos para nominarlas.

El color del agua de las lagunas se debe a los minerales que contienen, que en el caso de la laguna Verde son arsénico y cobre y por eso no alberga vida en sus aguas. Tan solo el volcán Licancabur con sus 5868 metros de altura, se atreve a estar cerca de la laguna Verde.


Laguna Blanca Parque Eduardo Avaroa Bolivia
Laguna Blanca

Laguna Blanca Parque Eduardo Avaroa Bolivia
Laguna Blanca

Laguna Verde y Licancabur Parque Eduardo Avaroa Bolivia
Laguna Verde y volcán Licancabur



2.- El desierto Salvador Dalí


Desde las lagunas Verde y Blanca, el paisaje es seco, pedregoso, sin árboles, vegetación ni "paja brava". Durante horas solo se disfruta del cielo azul intenso y de piedras de color marrón. Aquí todo es marrón, desde la pista hasta las cimas de las montañas que arropan el camino. Montañas, que aunque tiene más de 5000 metros, parecen pequeños montículos. No debes olvidar que todo el camino discurre a más de 4000 metros de altura. En este momento es cuando si no te has aclimatado bien a la altura, puedes comenzar con dolor de cabeza, náuseas y fatiga...si...deberías haber organizado mejor tu viaje y permanecer algún día más en San Pedro de Atacama, porque el Mal de Altura, aparte de no dejarte disfrutar del viaje, puede ser realmente grave (mira nuestro artículo del blog del Mal de Altura)

En medio de esa planicie marrón aparece el Desierto Salvador Dalí. Una serie de formaciones de rocas en medio de una enorme llanura, que durante años han sido moldeadas por el viento y por la poca lluvia que cae. Las rocas se ven desde bastante lejos, y recuerdan en parte a los monjes de la Pacana que vimos en Chile.



Parque Eduardo Avaroa Bolivia
Desierto Salvador Dalí



3.- Aguas termales en la Laguna Salada de los Polques


Nuevamente montados en el todoterreno disfrutamos del paisaje hasta la siguiente parada: la Laguna Salada.

Esta laguna, tiene un color verde claro, con las orillas blanquecinas y podemos ver algunos flamencos y llamas. Sin embargo, la sorpresa es que en la orilla de la laguna Salada existe una zona de aguas termales. Se trata de una pequeña piscina que se rellena con el agua que emerge desde el subsuelo a unos 37ºC, calentando el agua lo suficiente para permitir el baño. Para bañarse hay que pagar un ticket que te da acceso a la piscina, baños y aseos donde ponerte el bañador. A pesar de que en un primer momento, eso de bañarse con el frío que hacía fuera, no parecía una buena idea, terminamos animándonos y estando a remojo un buen rato.

En los próximos años, es seguro que aumentará la actividad de la zona termal. Presagio de ello, son el puñado de edificios que se están construyendo y que se sumarán a los pocos que existen a día de hoy haciendo las veces de restaurantes.


Laguna Salada Polques Parque Eduardo Avaroa Bolivia
Laguna Salada de los Polques

Laguna Salada Polques Parque Eduardo Avaroa Bolivia
Area de baño



4.- Fumarolas "Sol de Mañana"


Tras el relajante baño y comer decentemente, enfilamos camino hacia el "Sol de la Mañana" (otra originalidad de nombre). Se trata de un área de unos 2 km2, a 4850 msnm, que presenta gran actividad volcánica, formando algunas fumarolas (una de ellas bastante grande) que emiten vapor con el característico olor a huevos podridos que proporciona el azufre que contienen.

Sin embargo lo que nos cautivó de "Sol de Mañana" no fueron la fumarolas, que hay pocas, sino la gran cantidad de pozas que existen, unas pegadas a otras, pero cada una con un color de agua distinto  dependiendo de los minerales que posean. Las encontramos de todos los colores que puedas imaginar, incluso las hay de barro o lodo burbujeante...fantástico sin duda.

Con mucho cuidado y vigilando donde pones los pies, se puede caminar entre las hirvientes pozas, mucho más cerca que en otros lugares ya que no están valladas ni protegidas (supongo que porque todavía no hay un gran turismo por la zona).



Geiser Sol de Mañana parque Eduardo Avaroa
Geiser Sol de Mañana

Geiser Sol de Mañana parque Eduardo Avaroa
Geiser Sol de Mañana

Geiser Sol de Mañana parque Eduardo Avaroa


Geiser Sol de Mañana parque Eduardo Avaroa
Fumarolas Sol de Mañana

Geiser Sol de Mañana parque Eduardo Avaroa


Geiser Sol de Mañana parque Eduardo Avaroa




5.- Laguna Colorada


Después de casi volverme loco haciendo fotos en el "Sol de Mañana" nos dirigimos hacia la famosa y fotografiada Laguna Colorada.

Se trata de una laguna de 58 km2 y de poca profundidad (30-70 cm) que tiene un color rojizo, no por contener minerales, sino por el pigmento de unas algas microscópicas que viven en sus aguas. Pero, lo interesante no termina con el color. En la laguna, encontramos cientos, miles de flamencos que se alimentan de las algas y anidan en la laguna.

Si te fijas, podrás distinguir tres tipos de flamencos: los flamencos chilenos (los más abundantes en la zona, con plumas rosa anaranjadas y blancas), los flamencos andinos (con todo su plumaje de un color rojo intenso sin casi plumas blancas) y los flamencos James (los de menor tamaño, parecidos en aspecto a los chilenos pero con un bonito pico negro y amarillo). Por cierto, a principios del siglo XX se creía que el flamenco James estaba extinto...así que estás ante una joya de la naturaleza.

Cuando pases por la orilla de la laguna Colorada, seguro que te llamará la atención la gran cantidad de restos de polluelos muertos que hay, algunos de ellos perfectamente momificados. Así es la supervivencia y la selección natural en la madre naturaleza.


Laguna Colorada parque Eduardo Avaroa
Flamencos en la Laguna Colorada

Laguna Colorada parque Eduardo Avaroa
Flamencos

Flamencos Laguna Colorada parque Eduardo Avaroa



¿Dónde dormir?


Tras disfrutar de la Laguna Colorada y de sus moradores, nos dirigimos hacia Villa Mar, un pequeño pueblo ya fuera de la Reserva Eduardo Avaroa, en el que hay varios hostales/refugios. Habíamos leído mucho sobre la pobre calidad del alojamiento, pero si vas preparado para encontrar un refugio, están muy bien, con duchas en las que por unos pocos bolivianos puedes disfrutar del agua caliente, zonas con mesas y sillas donde comer y mantas suficientes en cada una de las camas. Ten en cuenta que en el altiplano boliviano hace mucho frío y más por la noche, sin que exista ningún tipo de calefacción en estos refugios. Por eso nosotros habíamos alquilado un saco de dormir en la agencia de San Pedro de Atacama, saco que utilizamos debajo de las mantas sin que en ningún momento de la noche nos sobrase...advertidos quedáis.



Recomendaciones para visitar la Reserva Eduardo Avaroa


  • Dinero: tienes que llevar moneda local (bolivianos) suficiente para pagar la entrada a la reserva, para la ducha y para algunos aseos que hay en el camino. En San Pedro de Atacama (Chile) hay oficinas para conseguir bolivianos cambiando euros, dólares, pesos chilenos o argentinos. 
  • Agua: aunque vayas con agencia, tienes que llevar agua embotellada, unos 5 litros por persona (para el viaje de 3 días). 
  • Abrigo: es recomendable alquilar un saco de dormir, ya que aunque hay mantas, puede hacer frío según la época en la que viajes. 
  • Salud: si quieres disfrutar del viaje y no poner en peligro tu salud, es imprescindible que estés bien aclimatando a la altura. En general con 3-4 días estarás aclimatado. Te recomiendo que leas "Consejos para el Mal de Altura o Soroche"


guía viaje bolivia


0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario