Fotografiando viajes

test

Viaje a Escocia (día 2): de Edimburgo a Stonehaven


Recorrido en coche por Escocia


Este día empezaba realmente nuestro recorrido en coche por Escocia. El día anterior nuestro vuelo había llegado tarde a Edimburgo y apenas nos dio tiempo a llegar al Bed and breakfast que habíamos reservado en Glenrothes, una localidad a 55 kilómetros de Edimburgo, sin mayor interés turístico pero que nos pillaba de camino para empezar nuestra ruta del día que nos llevaría hacia el norte visitando:

  • Las ruinas de la catedral y el castillo de Saint Andrews
  • Glamis, uno de los castillos más bonitos de la zona
  • Las ruinas de la abadía de Arbroath y sus muros rojizos
  • Las misteriosas piedras pictas de Aberlemno. 
  • Por falta de tiempo no pudimos visitar el castillo de Edzel, conocido sobre todo por su bello y cuidado jardín. 

Viaje a Escocia en coche
Itinerario días 2 y 3


St. Andrews


La encantadora y agradable población de St. Andrews es famosa no solo por las magníficas ruinas de su catedral y su castillo. También, una de las universidades más prestigiosas del Reino Unido y algunos de los mejores campos de golf del mundo se encuentran en Saint Andrews. De hecho, el golf empezó a practicarse aquí durante la alta edad media.

Pero nosotros vamos a centrarnos sobre todo en las ruinas, ya que no somos amantes del golf y hace mucho que terminamos la universidad.

Aparcamos nuestro coche en el centro de la ciudad, frente a las ruinas de la catedral, en zona de pago. Estos parquímetros funcionan con monedas, o con una app mucho más práctica que te permite pagar con el móvil: RingGo. Más tarde nos dimos cuenta que hay zona de parking gratuito cerca del castillo... ¡¡mala suerte para nosotros...buena para el que haya leído este post y quiera ahorrarse unas libras en el aparcamiento!!. Empezamos nuestro recorrido por las majestuosas ruinas que tenemos enfrente.


1. La catedral de Saint Andrews


El recinto donde se encuentran las ruinas de la que fue una inmensa catedral está abierto al público, no es preciso pagar ninguna entrada para pasear por las verdes praderas plagadas de tumbas antiguas. Pero en el caso de querer subir a la torre de St. Rules para disfrutar de una espectacular panorámica de la ciudad, hay que acercarse al centro de visitantes y comprar el ticket o bien entrar con el Explorer Pass. Nosotros precisamente lo compramos y estrenamos aquí. El Explorer Pass, como posiblemente ya sepas, es un pase que te permite entrar en casi un centenar de lugares a lo largo de toda Escocia, y que dura 7 o 14 días dependiendo de la duración de tu viaje.

Una vez comprado nuestro Explorer Pass nos dirigimos a la torre para subir por su estrecha escalera de caracol hasta la terraza superior, donde a pesar de la lluvia y del viento disfrutamos de las vistas sobre la ciudad, el castillo y el mar que nos rodea.

La ciudad de St. Andrews debe su nombre al apóstol San Andrés, cuyos restos acabaron en esta zona debido a un naufragio del barco que los transportaba. A partir de entonces varias iglesias se elevaron en este lugar hasta que en 1160 se encargó la construcción de la catedral, que con el tiempo sería la más grande de Escocia hasta su destrucción durante la reforma escocesa. Ahora solo podemos imaginar su tamaño y su esplendor viendo las ruinas que se conservan en medio de hierba salpicada de sepulcros.

Horario: De octubre a marzo: de 10 a 16h.
De abril a septiembre: de 9:30 a 17:30h
Entrada gratuita a las ruinas. Explorer Pass para subir a St. Rule.
Tiempo estimado de la visita: 1 hora

Recorrido en coche por Escocia
Ruinas de la catedral

Recorrido en coche por Escocia
Vistas desde la torre de St.Rule

2. El castillo de Saint Andrews


Para llegar al castillo lo mejor es pasear desde las ruinas de la catedral por el camino que bordea la costa. Es un recorrido corto y muy agradable.

Lo que antaño fue un imponente castillo propiedad del obispo de St. Andrews, es ahora un montón de ruinas ubicadas en un lugar magnífico, en un saliente de roca que se adentra en el mar. En algunos blogs habíamos leído que había un sistema de pasadizos que se podían explorar, pero no encontramos ninguno de ellos.

La visita no merece mucho la pena, pero al estar incluida en el Explorer Pass no está de más dar un corto paseo entre los pocos muros que permanecen en pie.

Horario: de octubre a marzo: de 10 a 16h y de abril a septiembre: de 9:30 a 17:30h
Entrada adulto: 5,5 Libras. Incluido en E. Pass

Después de la corta visita al castillo, paseamos por la zona de la Universidad plagada de edificios antiguos de piedra y cuidados patios. Desde allí volvemos hacia el coche para acercarnos a una de las playas más famosas del país, West sands.

Recorrido en coche por Escocia
Castillo Saint Andrews

Recorrido en coche por Escocia
Castillo de St. Andrews

Recorrido en coche por Escocia
Universidad de St. Andrews


3. Playa West Sands


Los amantes del cine reconocerán esta playa porque apareció en un escena de la mítica película carros de fuego en 1981. Al verla es fácil comprender porqué fue elegida para aparecer en una película. La playa es una enorme extensión de arena que se ensancha aun más durante la marea baja.

Nuestra intención era ir hasta un mirador que hay al final de la carretera que recorre toda la playa, pero nos encontramos el camino cerrado a los coches. Paramos en un lado de la carretera para pasear por la playa pero la lluvia constante que nos acompaña todo el día, el viento y el frío nos hacen desistir.

Hay también un parking al inicio de la playa (de pago) desde el que se tienen buenas vistas de la playa. Pero, por supuesto, lo ideal sería pasear por la orilla en un día soleado, algo bastante difícil tratándose de Escocia.



Castillo de Glamis


Uno de los castillos privados más visitados de Escocia y que tiene mucha vinculación con la casa real británica ya que allí vivió algún tiempo la madre de la reina Isabel II cuando era soltera, y allí nació también su hermana, la princesa Margarita. Pero Glamis no es solo famoso por su vinculación con la realeza, si no porque se considera uno de los castillos más encantados de Escocia.

La verdad es que realezas y fantasmas aparte, el castillo es espectacular. Al traspasar la puerta de entrada y recorrer el camino bordeado de árboles gigantescos que llevan al castillo uno se queda asombrado ante el tamaño de una vivienda que pertenece a una sola familia, los condes de Strathmore y Kinghorne. Al tratarse de una propiedad privada no está incluido en el Explorer Pass.

Hay dos tipos de ticket: Un ticket para ver el exterior y los jardines y otro que incluye además una visita guiada al interior. Las visitas guiadas (en inglés, bueno en escocés que no es lo mismo) duran 1 hora y salen con frecuencia (cada 10-15 minutos) por lo que no tuvimos que esperar casi nada. Afortunadamente nos entregaron un pequeño tríptico en español explicando los distintos lugares que se visitan, y decimos afortunadamente porque nos costó mucho entender el acento del guía que nos acompañó.

La visita guiada pasa por el comedor con su mesa central para decenas de invitados con toda la parafernalia que acompaña estos pomposos lugares, la cripta, el salón principal, las capilla que quizás es lo mejor de la visita destacando un bonito techo pintado con escenas de la vida de Jesús. Luego se pasa por la biblioteca que también hacía las veces de sala de billar (por cierto un billar enorme) y por un par de dormitorios. A lo largo del recorrido el guía nos indicó los lugares donde habitualmente aparecen fantasmas... Aquí os contamos algunas de esas historias misteriosas.

Parece ser que en en el castillo de Glamis viven 4 fantasmas en 3 dependencias distintas, así no discuten entre ellos por el espacio.

  • .- En la cripta hay un reloj detrás del cual hay una habitación secreta tapiada desde que dos hombres fueron emparedados por el diablo hace unos 500 años por jugar a las cartas en domingo. Como castigo por ello están condenados a jugar eternamente en esa sala. Se dice que aún se les oye jugar a las cartas a través de las paredes.
  • .- En la capilla es donde aparece el fantasma más famoso del castillo de Glamis, “la dama de gris”. Se dice que es el fantasma de Janet Douglas viuda del VI Lord Glamis que fue injustamente acusada de brujería y quemada en la hoguera en 1537. Este fantasma se sienta en una de las sillas de la capilla... no te decimos en cual.
  • .- A la salida de la habitación del rey Malcolm se dice que vive el fantasma de un paje que falleció de frío en ese lugar y que hoy está sentado en una especie de silla de piedra junto a la puerta poniendo la zancadilla a todo el que entra. El día que estuvimos nosotros debía estar de vacaciones porque no sentimos ningún traspiés.

La parte más antigua del castillo es la torre principal que data del siglo XV, aunque fue en el siglo XVII cuando se construyó la mayor parte del castillo. Los jardines diseñados a finales del siglo XVIII destacan por la combinación de extensas praderas de hierba con grandes árboles centenarios. Para nosotros el enorme jardín y el exterior del castillo son lo mejor de Glamis, ya que el interior no deja de ser similar a otros castillos... pinturas de los familiares, muebles pomposos...

Una vez acabada la visita puedes tomar algo en una cafetería en la que sirven buen café y ricos pasteles caseros.

Horario: de abril a octubre 10 a 18h. Ultima entrada a las 16.30h
Precios: Jardines y exterior del castillo: 7,5 libras.
Visita guiada: 12,5 libras
Parking incluido en el precio
Tiempo aproximado de la visita: 2 horas


Recorrido en coche por Escocia
Castillo de Glamis

Recorrido en coche por Escocia


Abadía de Arbroath 


Empezamos el día con las ruinas de una catedral y lo acabamos con otras evocadoras ruinas religiosas, en este caso de la Abadía de Arbroath. Este edificio de color rojizo fue construido en 1178 y estuvo habitado por monjes benedictinos durante varios siglos, hasta que la reforma escocesa destruyó este hermoso edificio de piedra roja. Durante los siglos siguientes las piedras de la abadía fueron robadas para construir edificios de la localidad del mismo nombre. Afortunadamente en el siglo XIX se decidió proteger las ruinas que hoy podemos ver.

Llegamos a la abadía por la tarde, de un día gris, y podemos disfrutar en solitario de las hermosas piedras rojas que resaltan sobre el verde de la hierba. La fina lluvia, la soledad, los antiguos sepulcros y los muros que se elevan hacia el cielo encapotado hacen de nuestra visita un momento mágico.

Horario: de octubre a marzo: de 10 a 16h y de abril a septiembre: de 9:30 a 17:30h
Hay parking gratis en la puerta de la abadía, pero con muy pocas plazas.
La entrada está incluida en el Explorer Pass
Tiempo aproximado de la visita 1 hora


Recorrido en coche por Escocia
Abadía de Arbroath

Recorrido en coche por Escocia


Recorrido en coche por Escocia


Piedras pictas de Aberlemno


De la abadía de Arbroath nos dirigimos a Stonehaven, pero antes damos un pequeño rodeo para visitar algunas de las piedras pictas que pueden verse en Escocia. Estas antiguas piedras fueron talladas por los pictos, antiguos habitantes de la zona, entre los siglos VI y IX. No se sabe a ciencia cierta para qué servían ni que representan los símbolos esculpidos en ellas.

En Aberlemno pueden verse 4 de estas piedras, la más interesante, en forma de cruz celta, se encuentra en un pequeño cementerio que hay al borde de la carretera, a la entrada del pueblo. Cuando llegamos, a última hora de la tarde, el cementerio está abierto y podemos entrar sin problemas.

Las otras 3 piedras están situadas al borde de la carretera, al aire libre. Hay pocos metros entre una y otra y hay un aparcamiento cercano para poder ir hasta ellas a pie.

No es una visita imprescindible, pero sí muy interesante si recorres la zona.

Y al acabar el día nos dirigimos a Stonehaven, una pequeña localidad junto al mar. Allí se encuentra uno de los lugares más espectaculares de Escocia, el castillo de Dunnottar que visitaremos al día siguiente.


Recorrido en coche por Escocia
Piedra picta

Recorrido en coche por Escocia
Piedra picta en el cementerio



guia de viaje a Escocia en coche




No hay comentarios

Gracias por tu comentario