Fotografiando viajes

test

Qué ver en Gruyères, el pueblo del queso sin agujeros

castillo de Gruyeres en Suiza



El pequeño pueblo suizo de Gruyères, famoso por la elaboración del queso del mismo nombre, está situado a 40 kilómetros de la ciudad medieval de Friburgo, y posee una de las estampas más bonitas de Suiza debido a su situación en lo alto de una pequeña colina. Si estáis de viaje por la zona os animamos a acercaros hasta allí. Tanto si sois amantes del queso como si no, la visita a esta pequeña localidad medieval es muy recomendable.



La visita a Gruyères


Si viajáis en coche os llevareis una agradable sorpresa, justo a la entrada del pueblo hay varios aparcamientos, gratuitos… ¡¡ si, has oido bien, gratis y en Suiza !!. Allí podréis dejar el coche el tiempo que queráis, sin estar pendientes del parquímetro.

Tras dejar el coche, y andar unos minutos llegareis a una calle ancha que parece más bien una plaza, estáis en el centro del pueblo. Esta calle con ornamentadas casas medievales repletas de maceteros con flores alberga multitud de restaurantes que sirven raclettes de queso gruyère como no podía ser de otra manera. Imaginamos que los fines de semana esta zona debe de ser un hervidero de turistas ávidos por probar la especialidad local, pero cuando nosotros lo visitamos (a última hora de la tarde del mes de mayo) el pueblo estaba muy tranquilo, sin apenas gente por lo que nos resultó aún más agradable pasear por sus calle.

Al final de esta calle ancha, otra más estrecha y empinada lleva hasta la puerta del castillo.


Gruyeres en Suiza
Centro de Gruyeres
Gruyeres en Suiza


Gruyeres en Suiza

Gruyeres en Suiza
Centro de Gruyeres




Castillo de Gruyères


Antes de llegar al pueblo ya veréis en lo alto de una pequeña colina uno de los castillos más bonitos del país, no solo por su forma sino por su privilegiada situación.

El castillo ha estado habitado durante siglos, 19 condes han residido en Gruyères entre los siglos XI y XVI, hasta que el último de estos condes que tuvo problemas económicos se declaró en bancarrota y sus posesiones fueron a parar a las ciudades de Berna y Friburgo. Durante los siguientes siglos estuvo en posesión de dichas ciudades hasta que fue vendido a una familia en 1848. En 1938 pasa a manos del estado de Friburgo que lo convierte en museo.

Si podéis visitarlo, estaréis entrando en un edificio con siglos de historia, y con magníficas vistas de los alrededores del pueblo. Incluso aunque no entréis (nosotros no pudimos hacerlo por estar ya cerrado) merece la pena acercarse hasta el castillo y bajar por el otro lado de la colina para disfrutar de unas hermosas vistas del entorno y del exterior del edificio.

Antes de llegar a la puerta de entrada, hay un camino que bordea la colina y que desciende hasta una iglesia que se encuentra en la parte baja del pueblo. Desde la iglesia podéis volver a la entrada del pueblo dando un paseo por sus bellas y tranquilas calles.


castillo de Gruyeres en Suiza
Castillo de Gruyeres

castillo de Gruyeres en Suiza
Castillo de Gruyeres

castillo de Gruyeres en Suiza
Castillo de Gruyeres

Gruyeres en Suiza
Vistas desde el castillo


La Maison de Gruyères y el queso gruyère


¿Sabias que el queso gruyère no tiene agujeros?. La expresión “tiene más agujeros que un queso gruyère" es errónea, ya que dicho queso no tiene ni uno solo.

Es posible que ya los supierais, pero para nosotros fue una sorpresa. Cuando entramos en una de las tiendas de Gruyères para comprar un pedazo de queso y probar el original, nos sorprendió encontrarnos con diversas variedades de queso, pero todas ellas sin agujeros. Tuvimos que acudir a google para averiguar que el queso emmental, que también se elabora en Suiza, es el queso con agujeros que todos tenemos en mente.

Si sois amantes del queso o queréis saber como se hace el famoso gruyère, podéis ir a la Maison de Gruyère que se encuentra un poco antes de subir al pueblo, en la misma carretera.

Nosotros por falta de tiempo tuvimos que decidir entre este lugar y Maison Caller, la fábrica museo del chocolate… difícil decisión que ganó el chocolate.

Pero si disponéis de tiempo, o sois más de salado que de dulce, podéis acercaros a la fábrica de queso Maison du Gruyère. Allí podréis descubrir más cosas sobre el queso y como se elabora. Hacen demostraciones diarias del proceso de elaboración, y se puede visitar la exposición sobre el queso, una tienda y un restaurante donde sirven, por supuesto, quesos, fondues, etc.


Abren todos los días de 9 a 18:30 (octubre a mayo hasta las 18h). Ultima entrada 30 minutos antes del cierre.
Duración de la visita. 30 minutos
Horario de demostración de elaboración: de 9 a 11h y de 13.00 a 14:30h.



Para los amantes de los museos


En Gruyères hay 2 museos que parecen no tener nada que ver con la población medieval que los acoge, pero que pueden resultar interesantes si te gustan los museos de todo tipo.

√  Museo del Tibet

En manos de la fundación Alain Bordier, este museo muestra un gran colección de arte tibetano, pinturas, esculturas y objetos rituales. No entramos en el museo, pero después de haber visitado Tibet hace unos años, imaginamos que la visita merecerá la pena ya que el arte tibetano siempre es magnífico.

√  Museo HR Giger

Un museo que alberga la mayor colección del mundo del artista suizo HR Giger, con pinturas, esculturas, muebles… todas ellas obras que muestran la gran imaginación del artista que ganó un oscar por los efectos visuales de la película Alien.



Cómo llegar a Gruyères


La forma más sencilla de llegar a Gruyères es en coche, además como ya os contamos al inicio del post, no os encontrareis con el problema de aparcamiento habitual en Suiza.

Pero existe otra opción muy curiosa que se llama el tren del chocolate. Como ya os contamos en la entrada sobre la fábrica de chocolates Cailler, hay un tren que sale de Montreux por la mañana e incluye la visita a Maison Cailler, a la fábrica de quesos y a la población de Gruyères.



Os puede interesar...


  • En la página web de turismo de Gruyères encontrareis mucha información actualizada (en inglés, francés y alemán) acerca de horarios, precios y lugares de interés. También podéis descargar folletos con caminatas por el pueblo o por los alrededores. Os recomiendo echarle un vistazo.
  • Si estais en Gruyéres y os sobra algo de tiempo, leer nuestra entrada sobre Maison Cailler, la fábrica de chocolate que está a pocos kilómetros de la población, y seguro que os animais a visitarla.
  • Por supuesto, la ciudad de Friburgo que solo dista 40 kilómetros de Gruyères, es una visita imprescindible.




fotografiandoviajes en Suiza


No hay comentarios

Gracias por tu comentario